Tras las montañas azules

Tras las montañas azules

 

El paisaje es aire y piedra.

Es potencia invisible disipada y potencia sólida acumulada.

El espacio de esta montaña es el tiempo que tardaremos en abarcarla.

El árbol que puedo ver desde mi ventana se prepara cada noche para engullirme.

Pero el árbol imaginado en ese cuadro constituye y transforma por un momento

el espacio en el que habita: el cuadro y la memoria.

 

Tras las montañas azules.

2015

Anuncios